Esta receta no sólo es fácil de hacer, sino que además está buenísima y es muy apañada, ya que se hace con la brioche que ya está dura. Gracias a esta receta, la brioche dura y seca se transforma en un bocado exquisito y blandito. A los niños les encanta.


La podéis hacer con pan de molde si no tenéis brioche. Tiene que estar un poco seco, así quedará mejor.

 

Necesitas:

 Brioche un poco seca

Leche

Un huevo

Mantequilla

Azúcar vainillado

 

Elaboración:

Corta la brioche en rebanadas.

 

Pásala por la leche.

Pásala después por el huevo.


Pon a calentar en la sartén un poco de mantequilla


Una vez derretida, pon la brioche y dórala por ambas caras.


Cuando esté ya hecha y fuera de la sartén, espolvorea con azúcar. Yo he puesto azúcar morena.


¡Ya veréis qué requetebuena!