Esto no es un crumble, es un trozo de nube en tu boca.


Necesitas:


Fresas (1 barqueta de 500gr)

Manzana (1)

Mantequilla (100gr)

Azúcar (100gr)

Harina (100gr)


Elaboración:


Lava las fresas con el rabito y córtalas en trozos no muy pequeños (quitándoles el rabito ya).

Pela la manzana y córtala en trocitos.





Pon las fresas y la manzana en un plato que vaya al horno.


Mezcla la mantequilla blandita (si está dura, la metes en el horno unos minutos) con el azúcar.





Añade la harina y sigue mezclando con mucho mimo.





Debe quedarte una masa compacta.





Coge trocitos de la masa y ponla sobre la fruta.





Cuece a 180ºC durante 25 minutos.


A mí me gusta servirlo con nata montada o con crema inglesa, que presentaré más tarde...