Con pan duro se puede hacer un maravilloso postre que se llama pain perdu; pan perdido es la traducción literal del francés.

En lugar de pan perdido debería llamarse pan recuperado, porque en vez de tirarlo, el pan se aprovecha para hacer este dulce.

Es muy fácil de hacer. Se puede presentar como postre o como merienda. A los niños les encanta, ya que está blandito y jugoso.

Necesitas:

Pan duro de unos días

Leche

Un huevo

Mantequilla

Azúcar vainillado

Elaboración:


Corta el pan en trozos no muy grandes y mételo en en plato con la leche.

Déjalo así un minuto o dos, pero cuidando de que no se deshaga.

Pasa después el pan por el huevo batido.

Pon en la sartén un poco de mantequilla y cuece los trozos de pan a fuego medio-fuerte hasta que se doren.

Saca de la sartén, pon el pan en un plato y espolvorea con azúcar.

¡Espero que os guste esta económica receta!

Aquí encontraréis exactamente la misma receta pero con brioche.