Este bizcocho está delicioso: se funde en la boca y tiene un intenso sabor a chocolate. No es un bizcocho espesote, al no llevar levadura es más bien fino.

Es ideal para un cumpleaños o para ocasiones especiales.

Lo suelo acompañar de crema inglesa, así está aún mejor.

 

Necesitas:

Mantequilla (50 grs)

Azúcar glasé (200 grs)

Azúcar vainillado (1 cucharada sopera rasa)

Chocolate de cobertura negro (100 grs)

Huevos (5)

Harina (30 grs)

Maicena (20 grs)

Sal (una puntita)

Mantequilla y harina para el molde.

 

Elaboración:

Funde la mantequilla y el chocolate en cacerolas diferentes (éste último, al baño María).

 

Separa las claras de las yemas.


 

Bate las yemas con la mitad del azúcar glasé y con el azúcar vainillado hasta que estén muy bien mezcladas y de un color un poco blanquecino.

 

 Añade el chocolate fundido y mezcla muy bien con el batidor. Añade asimismo la harina y la maicena. Mezcla bien con mucho mimo y reserva.

 

 

Añade la sal a las claras y móntalas con unas varillas eléctricas.

 

Monta las claras a punto de nieve añadiendo poco a poco la otra mitad del azúca glasé.

 

 

Mezcla las claras montadas con el chocolate fundido y mezcla poco a poco y con mucho cuidado con una espátula, haciendo movimientos envolventes para no romper la textura de las claras.

 

 Pon la mantequilla en un molde y espolvoréalo con harina.

 

 Vierte la mezcla en el molde.

 

Pon a cocinar en el horno unos 30 minutos en termostato 4-5.

Desmolda y deja enfriar en una rejilla.


Commentaires : 0