Esto ha sido un auténtico experimento y estoy muy contenta del resultado: unas tortas blanditas sin margarina a las que les puedes echar LO QUE QUIERAS. Así como lo oyes. Las de la foto llevan un poco de chocolate negro en trocitos, pero les puedes poner nueces, lino, avellanas, pasas, arándanos, cacao, fruta confitada... qué sé yo, lo que se te ocurra.

Doy las medidas para hacer unas 5 tortitas no muy grandes.


Ingredientes:


Harina (125 gr)

Aceite de oliva (3,5 cl)

Leche de soja (3,5 cl)

Azúcar (dos cucharadas soperas apenas)

Levadura (una cucharada de café)

Agua (2,5 cl)

El ingrediente que tú quieras en la cantidad que tú quieras (tampoco te pases...)

 

Elaboración:

 

Mezcla la harina y la levadura con el aceite en un bol con una cucharada de palo. Añade la leche de soja y vuelve a mezclar. Vierte sobre la mezcla el azúcar.

 

Añade el agua y mezcla bien. Ya puedes añadir el ingrediente que quieras, en nuestro caso el chocolate negro y seguir removiendo.

 

Te ha de quedar una masa fluída pero bastante consistente a la vez (no tanto como para trabajarla con la mano).

 

Con una cuchara, coloca montones de la masa en una placa pastelera o en la bandeja del horno.

 

Hornea unos 8 minutos a termostato 4-5, hasta que estén ligeramente doradas.

 

¡A ver si os gustan tanto como a mí!

 

Commentaires : 0