Bueno, esto más que una receta es una idea para comer espinacas de una forma diferente.

Es muy refrescante y tiene mucho sabor. Con esta ensalada estamos seguros de conservar los nutrientes de las espinacas intactos.

 

Necesitas:

 

Pasta (en la foto es pasta tricolor de quinoa, pero puede ser cualquier otra)

Hojas de espinaca (5 ó 6)

Tomates secos (3 ó 4, depende del tamaño y de lo que te gusten)

Nueces (un puñadito; puedes utilizar también anacardos)

Pimentón (opcional)

Aceite, vinagre y sal.

 

Elaboración:

 

Cuece la pasta. Cuando esté hecha, pásale agua fresca del grifo por encima. Deja escurrir y enfriar.

Con unas tijeras, corta las espinacas y los tomates en tiras.

Haz trocitos las nueces.

En una ensaladera, pon todos los ingredientes, remueve y aliña a tu gusto.

 

Si te apetece, espolvorea con un poquito de pimentón dulce al servir.