Como entrante y para variar del salchichón, las patatas fritas y las aceitunas la española, el humus es una opción muy sana y alternativa.

Llevo MESES intentando dar con la receta que no falla, con un humus de verdad, ese que hace que no eches en falta la morcilla frita y las cortezas.

Pues bien, tengo la buena noticia de que hoy he dado con la receta, hoy he conseguido hacer un humus que se sale, un humus que te hace olvidar al mismísimo jamón serrano.

 

Necesitas:


Garbanzos cocidos por tí (175 gr) o una lata de 400gr de garbanzos ya cocidos

Agua normal o el agua de cocción de los garbanzos (2 cucharadas soperas)

Medio limón

Un ajo no muy grande

Dos cucharadas de tahín (crema de sésamo; opcional, pero le da un punto muy bueno)

Aceite de oliva (un buen buen chorreón)

Agua (una cucharada sopera)

Sal

Comino (una cucharadita)

Pimentón (opcional)


Elaboración:

 

En el vaso de la batidora, pon los garbanzos, el agua de cocción o agua normal, el ajo pelado (sin el germen) y el limón y bate. 


Añade la sal, el comino y el tahín y bate bien hasta que obtengas una crema consistente pero fina.



Añade el agua, el aceite de oliva y sigue batiendo hasta que des con la textura que más te guste. 


Si te parece que ha quedado demasiado espeso, puedes añadirle una cucharada sopera de agua más.


Cuando hayas obtenido la crema, ponla en un bol, rocía de pimentón dulce y después, de aceite de oliva (un poquito, no te pases con el aceite).


Cubre con filmina y deja reposar en el frigorífico. Ya me contarás, ya....

 


Puedes servirlo también con un poquito de sésamo por encima.





Commentaires : 0