Este plato es tan cordobés...lo echaba tanto de menos...hasta el día en que me decidí a hacerlo en casa. 

Mis amigos franceses flipan con esta crema suave, sabrosa y refrescante. Y a mí, se me quita la morriña.


Necesitas: 


Tomates (medio kilo)

Pan (100 gr; mientras más miga, mejor)

Ajo (1 no muy grande)

Sal

Aceite de girasol (70 cl; que me perdonen los puristas, pero sale más bueno)

Aceite de oliva (un chorreón)


Elaboración:


Corta el pan en trozos y ponlos en un bol grande.



Corta los tomates en cuartos y bátelos a conciencia con la batidora.



Pasa el jugo de los tomates por un colador para quitarles las pepitas y la piel y ponlo en el bol donde está el pan.



Déjalos así un ratito.



Corta el ajo en trocitos y añádelo al pan y al puré de tomate. Sala.


Transvasa el contenido del bol al vaso de la batidora y bate bien.



Añade el aceite de girasol. Bate y bate y vuelve a batir.


Vierte el salmorejo en cuencos o en un bol, mete en el frigo un ratito.  Echa un chorreón de aceite de oliva por encima antes de servir.

Commentaires : 0