Comer coliflor gratinada sin leche, mantequilla y queso es posible gracias a esta receta ligera y sabrosa.

Os paso los ingredientes sin más, ya me diréis qué tal.

Ingredientes:

 

Para la bechamel vegana:

Harina: 50 gramos

Aceite de oliva: 3 cucharadas

Leche de soja: medio litro

Nuez moscada: una pizca

Sal: otra pizca

 

Para el resto de la receta:

Una coliflor

Levadura cerveza (de dos a 4 cucharadas soperas, depende de cómo sea el plato).

 

Elaboración:

 

Primero hay que lavar y quitarle las hojas a la coliflor. Cuécela al vapor (o con agua) y cuando esté cocida, sácala.

Prefiero cocerla al vapor porque queda más entera y la saco antes de que esté muy blanda para que resista después el calor del horno. Lo que está claro es que debe de estar bien cocida, pero no blanducha (¡!).

 

Mientras se va cociendo al vapor, se prepara la bechamel vegana.

 

Pon en la sartén el aceite y echa la harina. Remueve con varillas o batidor manual hasta que la harina se impregne totalmente de aceite, y cocina unos instantes.

Echa la leche poco a poco sin dejar de remover para que no haya grumos.

Cocina sin dejar de remover durante diez minutos.

Por último, coloca la coliflor en un plato o bandeja que vaya al horno, echa por encima la bechamel y remueve bien.

 

Esparce generosamente la levadura de cerveza y hornea unos 10 minutos a termostato 7.