Más que un plato, es un acompañante lo que os propongo. Es una manera de comer judías blancas un poco diferente, sin salsas ni morcilla, etcétera... y en 5 minutos estarán listas.

 

Necesitas:

 

Una lata de judías blancas (400 grs) o 175 grs de judías cocidas por tí

Aceite

Levadura de cerveza (2 cucharadas soperas rasas)

Agua (un dedo de un vaso)

Sal

Curcuma

Pimentón dulce

 

Elaboración:

 

Lava y escurre las judías.

 

Ponlas en una cacerola. Remueve y calienta un poco con un hilito de aceite un par de minutos.

 

Esparce la levadura de cerveza sobre las judías.

 


Remueve un poco unos minutos y añade el agua.


Por último añade la sal y las especias, remueve y deja cocinar unos minutos hasta que el agua se consuma.


¡Ya puedes servirlas!