Quería compartir un mini descubrimiento con vosotros, internautas que buscáis alternativas a la clásica masa quebrada con mantequilla y huevo.

El otro día intenté hacer una nueva masa quebrada sin aceite de oliva, y probé hacerla con aceite de coco.

Como empieza a hacer calor, el aceite estaba blandito (que no líquido), así que resultó muy fácil hacer la masa. El aceite no debe estar líquido. Si lo estuviera, lo metéis un poco en el frigorífico hasta que coja un poco de consistencia.

 

La masa que salió estaba bastante buena, tenía un lejano regustillo a coco, y a mi parecer quedó bastante fina. Creo que puede ir bien para las tartas dulces, como de chocolate, frutas, manzana...ummmmmm.

 

Ingredientes:

 

Aceite de coco pomada (blandita y untuosa): 2 cucharadas soperas.

Harina: 175 gramos.

Agua: medio vaso.

Sal: una pizca.

 

Elaboración:

(Si nunca habéis hecho una masa quebrada, os remito a esta receta, bastante parecida y con fotos).

 

Primero se pone una pizca de sal en la harina. Después, se mezcla el aceite de coco con la harina con la punta de los dedos sin insistir mucho.

Cuando esté bien mezclado, se añade el agua y se mezcla bien hasta obtener una masa homogénea y que no se pegue.  Se hace una bola y se aplasta. Repetir la operación tres veces y reservar en la nevera media hora como mínimo.

 

Espero que os guste.