Con esta receta aprenderéis a hacer vuestra propia masa quebrada casera, podréis elegir el tipo de harina de trigo que queráis y además en 30 minutos está hecha.

La masa que os propongo es vegana; no tiene ni huevos ni mantequilla. Está muy buena, crujiente y jugosa. Podéis utilizarla para tartas saladas o dulces.

La masa quebrada de la foto está hecha con harina integral, por eso es más oscura, pero podéis hacerla con harina blanca o semi integral.

 

Hace ya años que no compro masa quebrada, me encanta hacerla, además es una receta que relaja... Doy muchos consejos, puede parecer complicado, pero ya os daréis cuenta de que es muy fácil.

 

Necesitas:


250 grs de harina de trigo (integral, semi integral, blanca...)

85 ml de aceite de oliva suavito

80 ml de agua fresca

 

Elaboración:

Pon en un bol la harina.

 


Añade el aceite.



Mezcla muy bien con una cuchara de palo hasta que te quede una masa con grumos gordotes. Toda la harina debe quedar imbibida de aceite.



Añade el agua y mezcla muy bien con la cuchara.



La masa debe estar muy bien mezclada con el agua. Y quedarse compacta.



Ya con las manos, haz una bola.



Aplástala con el puño.



Vuelve a formar una bola.



Vuelve a aplastarla una vez más...


Repite la operación una vez más.

Envuelve en filmina y mete en el frigorífico 30 minutos.



Saca del frigorífico y deja templar unos minutos.

Enharina la mesa donde vayas a hacer tu masa.


 

Aplasta ligeramente la bola, y girándola hacia la derecha o la izquierda, aplástala un poco con la palma de la mano.


 

Dale un poquito de forma y mantén bien compactos los bordes. Como su nombre indica, la masa tiene tendencia a quebrarse...


 

Con un rodillo, estira la masa. Se hace desde el centro a los bordes, girando la masa hacia la derecha o la izquierda cada vez que la estires.

 


Estírala teniendo en cuenta el tamaño del recipiente donde vayas a ponerla.



Pon el rodillo en uno de los bordes, y enrolla la masa.



Desenróllala encima del recipiente.



Con ayuda del rodillo. quita el excedente de masa (los bordes).



¡Ya tienes tu masa preparada para hacer una tarta dulce o salada!